Con las manos en la masa

Tengo que decir que me gustó mucho el chill out de cocina. Me lo pasé muy bien y creo que es una buena actividad, porque en ella puedes aprender cantidad de cosas y, sobretodo, tipos de comida, cómo hacer meriendas rápidas y deliciosas en casa con tu familia. Lo más cómico fue cómo aprovechamos para comer chocolate, ya que todos teníamos mucho hambre, ¡¡y era mucha tentación como para desaprovecharla!! (Karen Álvarez Puerta, 4ºESO-B).