Lema 2014-2015

El lema del nuevo curso nos invita a profundizar en el valor de la ESPERANZA. En estos momentos la sociedad actual está marcada por dos elementos teóricamente inseparables: la crisis económica y la desesperanza. Como ya apuntaba Aristóteles trescientos años antes de Cristo “la esperanza es el sueño del hombre despierto”. Un hombre que no cree en el día de mañana, que el futuro será mejor, que las cosas pueden cam biar, que sus sueños se pueden hacer realidad… no lucha, no trabaja, se resigna y se deja vencer. Y una sociedad así, está perdida.

La esperanza nos permite pensar en el futuro mientras limpiamos el horizonte de falsos engaños, es decir, mientras construimos el presente. Por tanto, la esperanza también se relaciona con el valor del esfuerzo, la perseverancia, la valentía, la libertad… Como apunta Francesc Torralba “en el interior del hombre esperanzado está el germen de la rebelión y de la disconformidad”.

La esperanza es el motor de la actividad cristiana en el mundo . Se fundamenta en la confianza de saber que no estamos solos y de que Dios actúa, misteriosa mente, a través de las personas que buscan el bien, la justicia, la verdad y la belleza. Entendemos que no estamos abandonados de la mano de Dios y que Él actúa en la historia abriendo caminos de pacificación y de reconciliación.

San Juan Bautista de La Salle supo proyectar este valor todo su itinerario vital, en todas y cada una de las iniciativas que fue realizando. Tuvo una actitud esperanzada ante la vida, con plena confianza en Dios, en los primeros Hermanos y con sus colaboradores.

Hoy nos toca a nosotros hacer realidad este valor en medio de nuestras Comunidades Educativas. Desde esta perspectiva, somos conscientes del reto que supone trabajar este valor. Hemos recibido un tesoro que no podemos dejar que desaparezca o se desdibuje. Juntos, hemos de nacer crecer el sentimiento de que un Mun do Mejor es posible, y que el Reino anunciado ya está entre nosotros y hemos de acompañar a nuestros alumnos y compañeros/as para que abran sus ojos esperanzados y descubran la s posibilidades que el mundo nos presenta.